Videos y noticias de Paraguay y el Mundo

Inicio » » Vinieron de Europa siendo niños y poblaron la colonia menonita Neuland

Vinieron de Europa siendo niños y poblaron la colonia menonita Neuland

Publicidad

Los hermanos Franz y Pedro Tissen vinieron con sus padres a Neuland en 1948

La colonia Neuland, en el Chaco Central, cumple 70 años de existencia. Los primeros pobladores fueron inmigrantes alemanes que huyeron del comunismo en Rusia donde, en el siglo XIX, sus mayores se asentaron y crearon una comunidad de labriegos igual que la del Chaco. Dos hermanos, que fueron niños cuando llegaron al Chaco, cuentan cómo les fue en aquellos tiempos en la región Occidental.

Paraguay Rembiapó encontró a Peter (78) y Franz (75) Tissen en el campo de exposiciones de Neuland. Franz, que retornó a Alemania en la primera mitad de la década de 1960, está de visita en estos días en la colonia. Preguntamos y respondía Peter mientras Franz aceptaba todo lo que el hermano mayor declaraba.

-Así hayan pasado varias décadas ustedes mantienen sus costumbres y hablan alemán en la colonia, ¿verdad?
-Hablamos alemán bajo que es un dialecto que viene de Holanda y Prusia. Nosotros nos quedamos aquí, pero Franz volvió a Alemania cuando tuvo 21 años de edad. En Alemania se casó y tuvo hijos.

-¿Cómo era la vida aquí en los comienzos? 
-Antes la vida aquí era muy dura, hoy vivimos tranquilos. 

-¿En qué vinieron de Europa y cómo llegaron hasta esta parte del Chaco?
-Para llegar aquí fue muy difícil. Vinimos de Alemania en barco hasta Buenos Aires, después de la Segunda Guerra Mundial,  en el puerto argentino abordamos un barco más chico que nos trajo hasta Asunción. En la capital paraguaya abordamos otro barco que nos llevó hasta Puerto Casado. Aquí abordamos el tren que nos trajo hasta Punta Riel y desde ahí en carros polacos tirados por bueyes. Nos bajamos en un lugar absolutamente virgen donde la civilización jamás puso sus plantas. Yo tenía nueve años al llegar aquí; Franz, siete. Nos recordamos muy bien cuando llegamos aquí.

-¿Qué comían en aquellos días aquí?
-Nos ayudaron los menonitas de Estados Unidos y Canadá, que nos dieron para comer, dinero también. Aquí plantamos poroto, sandía, mandioca para comer. Llegamos aquí después de cinco años de haber salido de Rusia de donde escapamos en 1943. Llegamos a Paraguay en 1948 luego de andar refugiados durante cinco años por Polonia y Alemania. Corríamos de la miseria y sobre todo del comunismo que había en Rusia. Somos alemanes, no rusos. En Rusia había colonias de alemanes emigrados a dicha nación y estuvieron allí al menos 150 años, eran colonias como las del Chaco Central.

-¿Qué fue lo más duro para ustedes aquí en los comienzos?
-Los niños no sentíamos la dureza de la vida en esta parte del Chaco, rápidamente nos ambientamos. Nuestros padres, nos imaginamos, habrán sentido el rigor del lugar. Eso sí, de niños debíamos ayudar en las labores agrícolas. Nuestra tarea era arar la tierra con un arado de una cuchilla, tirada por dos bueyes.

-¿Ustedes tomaban la mansera del arado?
-Sí.

-¿Algunas familias retornaron a su país?
-Muchas. No aguantaron y se fueron. La naturaleza y sus rigores, la falta de medios económicos entonces desde Canadá les dijeron “vengan acá” y se fueron ahí como también fueron a Alemania donde conseguían trabajo, como mi hermano que retornó. Mi hermano todos los días tenía plata y nosotros aquí, no. Nunca tuvimos dinero, ya éramos viejos cuando comenzamos a ver el dinero.

-Neuland es una ciudad muy bonita.
-Sí, vivimos tranquilos, tenemos tierra y los que quieren trabajar lo hacen, quieren más tierra y lo tienen. Hay suficiente tierra.

-¿Y usted sigue trabajando en la chacra?
-Ya no. Trabajan mis hijos y el personal contratado. Hoy compré 50 alevines de pacú puse en mi tajamar y para el año que viene voy a comprar mis equipos de pesca y me pondré a la orilla a sacarlos de a uno. Esa es la vida que hoy me deseo para mí.

-¿Cómo se llevan ustedes con los indígenas vecinos?
Muy bien. Ellos son muy trabajadores. Toda mi vida he trabajado aquí con indígenas. Nunca tuvimos problemas con ellos. Ellos hablan un poco alemán pero más nos tratamos a través del castellano y nos entendemos muy bien. Llevamos una vida de comunidad pacífica.



Fuente: paraguayrembiapo.com/2017/05/18/eran-ninos-cuando-vinieron-de-europa-para-poblar-la-colonia-menonita-neuland

Publicado por: el dia miércoles, 24 de mayo de 2017 a las 16:09:00

-->