Vi­deos y noticias de Paraguay y el Mundo

Inicio » » El diario Crónica entrevista a Javier Sosa Briganti

El diario Crónica entrevista a Javier Sosa Briganti

Publicidad

Sosa Briganti "Me silenciaron tres años y volví"

Javier Sosa Briganti, el comentarista peloteril que dispara sin piedad a dirigentes, técnicos, árbitros, nos dice porqué él es así. “Es la tercera vez que estoy en el SNT. Empecé en junio del año pasado. Me silenciaron tres años y estoy de vuelta”, nos dijo. “Empezamos con Chipi con un experimento, para la Copa América. Al final no se transmitió, quedamos a prueba (en el Informativo del Mediodía), llegamos hasta fin de año. Me fui de vacaciones, cuando volví en enero, Chipi no podía seguir por su horario en radio y quedé solo”, comentó.

Mira también: Periodista uruguayo destroza a Chiqui Arce (Vídeo)

– ¿Sos el primer comentarista de fútbol que hace monólogo en televisión? - No sé si soy el único, hago mis monólogos, según los temas, parece que pegó, digo lo que pienso.

- La gente se prendió, leemos en el Twitter que te tiran temas para disparar, esperan ese momento... - Parece que el hecho de haber estado alejado por un tiempo hizo que la conexión con el público sea más fuerte ahora. Tenemos muchas comunicación en el Twitter. Tomo los hechos puntuales. En la semana hubo dos hechos resaltantes, con 19 minutos que tengo no me da para tanto: tema arbitral que molesta y el presidente de Olimpia, Marcos Trovato.

- Los periodistas deportivos suelen ser tildados de ser chupamedias y que por eso no pueden decir todo lo que piensan. ¿Tu caso es diferente? – A los medios de comunicación me devolvió la gente. Le preguntaron a Chipi qué comentarista podían contratar. Ahí Carlos Granada dijo: Javier otra vez, el director no va a querer. Pero volví gracias a la gente. Me silenciaron tres años y estoy otra vez aquí. Yo digo lo que pienso en voz alta lo que los demás dicen en voz baja. A mí me trajo Osvaldo (Domínguez), por ejemplo a la 970 AM, y yo puteaba contra él. En alguna época pedían mi cabeza, pero seguí. Considero que el periodismo independiente no hay. Hay un periodismo medianamente objetivo.


– ¿No te interesa ser amigo de los dirigentes de fútbol? – No, no me interesa. Yo tuve un negocio y la gente del fútbol no pisó mi negocio. Solamente dos o tres personas vinculadas al fútbol se fueron. Mi local no era frecuentado ni por periodistas ni por dirigentes.

– Pero la gente parece que te banca, así como sos. – La gente me banca mucho, porque se siente identificada conmigo. Algunos lo decimos, otros lo suavizan. El periodismo deportivo está sometido al poder del fútbol. Porque uno es amigo del dirigente, del técnico, del futbolista… Yo soy un comentarista que dice lo que piensa. Soy un tipo que labura desde las 6 de la mañana hasta las 8 de la noche. No tengo una fortuna, pero les dejo a mis hijos la lealtad al laburo y la honestidad en la vida.

– ¿Siempre tenés la razón? – No, defiendo mi verdad, pero no me creo el dueño de la verdad. Sin embargo, creo que acierto bastante. Veo más abierto lo que pasa. Veo las cosas más profundamente, no de manera superficial, y creo en mi capacidad de analizar.

– ¿Algún ejemplo? – Por ejemplo, Amelio Andino, no lo sacan (de la dirección de árbitros de la APF) porque maneja el arbitraje de la FIFA. Por eso creo que no lo sacan.

– ¿Existe la mafia en el fútbol? – No sé si son mafiosos, pero empezaron a caer y eso me hizo sentir un gran placer. Esos tipos llamaban a decir: “Sacale a este periodista, hacé esto”. Manejaban todo. Yo te puedo hablar, por ejemplo, del uruguayo Figueredo Brítez, que tenía dos autos y ahora es multimillonario.

– ¿Por qué son malos los árbitros, no están preparados o son vendidos? – Hasta que no vea a un árbitro recibiendo sobre con dinero, no voy a pensar que sean deshonestos. Sí creo que son preparados y manejados por gente inepta y por eso salen árbitros mediocres. Sí creo que se forma secta de amigos, de chonguismo. Andino, que no tiene capacidad de manejar a árbitros en Paraguay, ¿qué te va a manejar árbitros en la FIFA? Eso es chonguismo.
– ¿Qué pensás de Francisco Arce? – Arce no era ni plan Z para la Selección paraguaya, está en un lugar donde no debe estar. Yo le abrí un crédito, creí que iba a aprender del primer error y que iba a dejar la soberbia. No cambió en nada. Es un tipo que sabe mucho de fútbol, pero el técnico tiene que ser como docente, casi como un padre.

– ¿La fama hace que los futbolistas se mareen y que a los técnicos les sea mucho más difícil manejarlos? – Sobre todo esta última generación. Se vio que tampoco tuvieron técnico de jerarquía. Viene esta generación nueva de futbolistas, donde la joda es muy barata, por ahí no tienen la oportunidad de ser asesorados. Ganan mucho dinero, fácil. Les cuesta manejar. Hay empresarios más perdidos que una bala. Viajando con la selección paraguaya vi esa generación extraordinaria de Chila, Arce, Ayala, Gamarra… Pero había técnicos como Carpeggiani, Markarián… que sabían manejar grupos de estrellas.

– ¿A Chilavert no lo ves como técnico de la Albirroja? – A Chilavert no lo veo como técnico, pero sí lo veo como gerente deportivo. Lo dejaría para que maneje todo, es un líder nato. Para mí es el más grande de todo.

– ¿Cómo lo ves a Mauro Caballero? – A Mauro Caballero le banco. No digo que sea el técnico ideal para Olimpia. Él no armó este equipo. La culpa es de la presidencia que armó mal. A Repetto nunca debieron haberlo traído. Olimpia no tiene solución hasta que termine el semestre. Cuando termine el campeonato tiene que dinamitar el equipo.

– ¿Florentín, el extécnico de Cerro? – La dirigencia de Cerro se equivocó con Florentín. En un club grande, con jugadores de jerarquía, tenés que invertir en un técnico ganador, motivador, con personalidad, con disciplina, con trayectoria.

– ¿Matosas? – Matosas jugó tres partidos y los ganó. Pero todavía no jugó con rivales importantes. Sin embargo, tiene disciplina, sabe mucho de fútbol, tiene base. Una cosa es recibir una charla técnica de Matosas y otra de Florentín. El jugador te respeta más si tenés trayectoria, jerarquía.

– ¿Por qué Paraguay no puede tener técnicos que se destaquen, a excepción de Saturnino Cardozo? – Yo si hubiera tenido que buscar un técnico paraguayo, hubiera traído a Cardozo. No le ganó a nadie, pero está en México, donde el fútbol es competitivo. Es un tipo moderno, con trayectoria. Pero la selección ahora tiene que estar en manos de extranjero. Israel (Rubén, ex Libertad). Ganó todo acá, dirigió en Chile, México, Ecuador… Un técnico debe ser honesto a la hora de seleccionar…

Un Gerente medito en la Tv Paraguaya

Javier Sosa Briganti dirige dos empresas de salud, nada que ver con el fútbol. Tampoco va a las canchas; sin embargo, justamente esta condición considera él que lo habilita para ser totalmente independiente y a decir lo que piensa. “Yo no vivo de ser comentarista de fútbol. Hace 17 años que trabajo con José Luis Dagglio, que confía en mí la gerencia de sus empresas (Seguros médicos PROMED y Sanatorio AMSA). Él me dio siempre la libertad de poder ir a la televisión, a la radio, cuando tuve mi negocio gastronómico también. Tuve momento muy malo en Paraguay y él me dio la mano. Por decir lo que pienso me silenciaron tres años, ¿de qué hubiera vivido? El fútbol es un compromiso más, pero no es mi única fuente de ingresos”, dijo.

También es un buen cocinero

– Tuviste un negocio gastronómico, ¿qué pasó con eso? – Lamentablemente no nos fue bien. De Asunción fuimos a San Bernardino, a invitación de un amigo, y justo allá no se habilitó ese año la temporada y perdimos la inversión.

– ¿Te gusta cocinar? – En casa cocino yo. Las pastas, el asado…

– ¿Asado con sal fina o sal gruesa? – Sal intermedia.

– ¿A leña o a carbón? – Tiro una rajita con el carbón.

– ¿Algún secreto más? – El chorizo no puede faltar. Asado sin chorizo solamente Julio González Cabello puede organizar.

- ¿Familia? - “Estoy en pareja con Aracelli, hace 4 años. Tengo hija Rossana, que tiene hijo paraguayo, Kevin. Natalia, la mayor, tiene un hijo de 6 años”.

Fases

  • “Tengo una bicicleta que la miro todos los días. Engordé, cuando estaba solo hacía bicicleta y bajé 27 kilos. Después me puse en pareja y empecé a engordar”.
  • Fui árbitro en Uruguay, en lo que acá es la UFI.
  • Fines de semana me encanta quedarme en casa. Me despierto temprano, los sábados o domingos de noche, pasta.
  • Escucho de todo, más bien los latinos.
  • Me gustan las peñas, pero no soy de participar.
  • Me compré un karaoke, pero está ahí, en algún momento lo voy a usar.
  • Cuando estábamos en Red Guaraní con Benicio Martínez, los viernes cantábamos.
  • Después de casi 8 años juntos y cuatro años separados, nos encontramos otra vez. Nos encontramos temprano, nos pusimos a hablar de anécdotas. Fue una noche muy linda. Epifanio, “Canciller” Cantero, Benicio, yo.

Fútbol

En el pasado fue árbitro de la liga del interior de Uruguay. Su abuelo lo asoció a Nacional, pero él terminó llorando por Peñarol en una final de Libertadores. “El fútbol no me calienta, no soy cerrista ni olimpista. No entiendo por qué la gente se pelea por el fútbol. Soy hincha de Sportivo de Sosa Briganti”, afirma.

Fuente: cronica.com.py/2017/04/25/me-silenciaron-tres-anos-volvi/

Publicado por: el dia martes, 25 de abril de 2017 a las 21:04:00

-->