Últimas Noticias y vídeos

Inicio » , » Salario mínimo de Paraguay "no sirve ni para ser pobre"

Salario mínimo de Paraguay "no sirve ni para ser pobre"

Publicidad

El salario mínimo actual no cubre ni la línea mínima de pobreza

La Dra. Verónica Serafini, una de las voces más autorizadas dentro de la economía nacional, realizó un análisis del salario mínimo vigente en el Paraguay y concluyó que el monto que se cobra hoy ni siquiera cubre la línea de pobreza. Serafini publicó un artículo en la revista “Economía y Sociedad” del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep) titulado “El salario mínimo actual no cubre la línea de pobreza nacional”. Dentro del texto se hace un análisis del monto del salario que es de G. 1.824.055, una cifra insuficiente siquiera para cubrir la línea de pobreza de una familia paraguaya si solo se cuenta con uno de esos ingresos.


El análisis concluye, entre otros puntos, que la Dirección de Estadísticas, Encuestas y Censos (DGEEC), en su Encuesta Permanente de Hogares, cifró en G. 503.115 el valor promedio de la línea de pobreza mensual. Es decir, una persona debe cobrar por lo menos ese monto para no caer dentro de la línea de pobreza. “Como el tamaño promedio de una familia en ese mismo año es de 3,83 miembros, una familia tipo requiere como mínimo 1.928.129 guaraníes para adquirir una canasta básica de alimentos y de ‘no alimentos’, según los criterios manejados actualmente en los datos oficiales”, escribió Serafini. Esto indica que el salario debe subir como mínimo G. 104.074 para que una familia no caigan dentro de la línea de pobreza. Esto se analiza sin tener en cuenta los casos de descuentos del Instituto de Previsión Social (IPS).

“Esto significa que el salario mínimo actual representa el 94,7% del valor de la línea de pobreza o, lo que es lo mismo, está 6,6% por debajo en el promedio nacional”, refirió la economista. Esta cuestión se agrava en el caso de las empleadas domésticas, que tienen un salario mínimo de G. 1.094.433, claramente insuficiente en el caso de las personas que cobren este monto dentro de una familia. “En este caso, el salario de las trabajadoras domésticas sería aproximadamente el 57% de la línea de pobreza. En el año 2015 había 233.000 personas dedicadas a esta actividad, de las cuales 220.000 eran mujeres. Es decir que el 16% de las mujeres que trabajan recibe este salario mínimo y, con la actual legislación del trabajo doméstico no puede sacar de la pobreza a sus familias si son jefas de familia y no cuentan con otros proveedores en el hogar”, detalló Serafini.


Diferencias entre zonas

El artículo informó que la brecha de valor adquisitivo del salario mínimo se abre aún más en las zonas urbanas. En Asunción, la línea de pobreza es de G. 2.502.316, G. 678.000 más de lo que actualmente se cobra. En el sector rural, la línea de pobreza es más baja, G. 1.529.586, por lo que el salario en teoría “vale más” por estar por encima de la línea de pobreza, según el análisis. Serafini cita en este punto el artículo 249 del Código Laboral, en donde se afirma que “el salario mínimo es ‘aquel suficiente para satisfacer las necesidades normales de la vida del trabajador consistentes en: alimentación, habitación, vestuario, transporte, previsión, cultura y recreaciones honestas considerándolo como jefe de  familia’”. Finalmente, la autora pide que la política salarial se replantee desde el punto de vista de combate a la pobreza porque desde el Ministerio de Trabajo se tiene en cuenta el reajuste monetario (inflación) “cuando el salario ya ha perdido además su valor adquisitivo”.

Amague de aumentos

El ministro de Trabajo, Guillermo Sosa, hace tiempo viene “amagando” con el presunto aumento del salario mínimo, una cuestión que no se definió hasta hoy. El Gobierno tiene en cuenta la inflación para poder hacer un reajuste, por lo que no se considera aún esta posibilidad. Actualmente está pendiente el tratamiento de un proyecto de ley que fue presentado por Los diputados Rocío Casco y Aldo Vera, de la bancada de Avanza País, que pretende reajustar de manera automática y anual el salario mínimo en relación al Producto Interno Bruto (PIB) y la inflación.




Fuente: abc.com.py/especiales/fin-de-semana/no-sirve-ni-para-ser-pobre-1519273.html

Publicado por: el dia domingo, 25 de septiembre de 2016 a las 06:57:00

-->