Últimas Noticias y vídeos

Inicio » , » Ramón Valdés más allá de la vecindad de "El chavo"

Ramón Valdés más allá de la vecindad de "El chavo"

Publicidad

Es conocido que Don Ramón era una extensión de Ramón Valdés

Que Chespirito, cuando lo llamó para formar parte de la vecindad, le dijo “sé tú mismo”. Y así fue. En la ficción, como en la vida real, hizo de todo para ganarse unos pesos y así intentar pagar los 14 meses de renta que debía al señor Barriga. Fue torero, boxeador, peluquero (¡fígaro, fígaro!), zapatero, carpintero, vendedor de churros, globos y confeti, lechero, fotógrafo y agente especializado en compra y venta de artículos para el hogar (porque ya nos aclaró que no es ropavejero).




Por cien pesos era capaz de hacer hasta de Sophia Loren, no era vengativo porque la venganza “mata el alma y la envenena” y siempre recibía cachetadas de la vieja chancluda. Soportaba heroicamente las arremetidas del Chavo y Quico preguntándose si son así de brutos o si están haciendo méritos. “¿Y luego por qué les pega uno?”, era la pregunta que les hacía. Después de cada cachetada se desquitaba con su sombrero y estuvo a punto de casarse con La Bruja del 71 en un sueño. Estuvo, para que lo sepan, nueve años en el colegio. “Ocho años en primero y uno en segundo”.


Familia Talentosa

Ramón Valdés, el de la vida real, pertenecía a una familia acomodada y tenía ocho hermanos. Se casó tres veces y tuvo 10 hijos, aparte de la Chilindrina. “Tenía mi foto junto a las de cada uno de sus hijos”, reveló hace algunos años la actriz María Antonieta de las Nieves. Querido por todo el elenco de “El Chavo del Ocho” a pesar de su carácter peculiarmente despreocupado, nada volvió a ser igual cuando decidió dejar el programa. Rafael Valdés, su hijo, lo explicó así: “Lo escuché decir que al último no trabajaban muy a gusto. Se fue rompiendo el engranaje con la salida de Quico y luego con la de mi papá”, manifestó.


Sus últimos días

Luego de su retiro se dedicó a hacer giras por Latinoamérica y el Perú fue el último país que visitó. Incluso grabó un comercial de turrones. Luego la cosa se complicaría: sufrió una lesión en la columna, en la parte posterior de la cadera. Luego se le detectó cáncer de estómago. En el Paraguay los canales cortaron sus transmisiones para anunciar su muerte. María Antonieta de las Nieves fue llevada de emergencia al enterarse de la noticia y fue la única vez en su carrera que canceló una función. Édgar Vivar y Rubén Aguirre fueron los únicos que pudieron estar en su velorio, además de muchos seguidores. Sus rabietas, sus huidas, los golpes, las ocurrencias y su carisma continuarán en el recuerdo colectivo no solo de nuestra generación, sino de hasta tres generaciones que disfrutaron del talento de Ramón Valdés. Son 92 años y seguimos riendo con Don Ramón.

Grabó más de 50 Películas

La carrera cinematográfica de Ramón Valdés fue muy prolífica, aunque poco reconocida. Quizá porque en el séptimo arte no había sitio para dos Valdés: su hermano Germán, el extraordinario Tin Tan, fue uno de los más grandes comediantes de la historia del cine mexicano (en realidad, del cine a secas) y hasta hoy su figura sigue siendo venerada por todo el mundo. Ramón trabajó en más de 50 películas, comenzando al lado de su hermano en cintas como “Calabacitas tiernas” (1948), la extraordinaria “El rey del barrio” (1949) y “Dios los cría” (1953). En esa época, el cine mexicano era una industria muy poderosa, y la cantidad de comedias, melodramas y cintas de otros géneros que se producían era muy importante. En su vena cómica, el cine mexicano se caracterizaba por su picardía, por mostrar a personajes con mucha calle que, de una u otra manera, deben engañar para sobrevivir.

El buen Don Ramón justamente se caracterizó por hacer personajes secundarios de esas características: seres más bien marginales, como pequeños delincuentes o estafadores que, acompañan o ponen en aprietos al protagonista. Una marginalidad que es muy cara al imaginario del cine mexicano: la idea de arribista, de aquel que aparente algo que no es ha sido la base de las grandes comedias de época de oro del cine mexicano. Y esa misma marginalidad es aquella que, tiempo después, Valdés explotaría de la mano de Roberto Gómez Bolaños en “El Chavo del Ocho”. La televisión era el formato de Ramón Valdés: el cine no le hizo justicia a lo extraordinario actor que fue.

Fuente: elcomercio.pe

Publicado por: el dia miércoles, 2 de septiembre de 2015 a las 22:49:00

-->